Páginas vistas en total

martes, 6 de septiembre de 2011

TODO AQUELLO QUE ME DAS



Hoy mis lágrimas
ya no son un caudal.
Mi tristeza se fue
para no regresar.
En tu amor encontré
la paz, la ilusión.
Tus besos me llenan
y tu cuerpo es mi salvación.
Adiós a la soledad,
le dije al verte llegar.
Le di la bienvenida a la pasión,
y se quedó en mi hogar.
Necesito de ti, quiero de ti,
todo aquello que me das,
tus miradas, tu calma.
Todo aquello que un día
prometiste que no me iba a faltar.



Núria De La Torre  2011-09-06

2 comentarios:

  1. Hermoso!!he llegado al último verso, bailando entre estas palabras...
    Has hecho música...

    ResponderEliminar
  2. Precioso poema. Al leer y sentir tus versos es como una doble respiración donde fluyen los embelesos.

    ResponderEliminar