Páginas vistas en total

viernes, 29 de noviembre de 2013

Encerrada

 ENCERRADA



 Llévame, le pedí. Llévame lejos solos los dos. Llévame, coge mi mano y corramos. Llévame, allí donde los cañones disparan flores y las pistolas gotitas de rocío. Llévame, allí donde todo es eterno y brotan las alas. Llévame, volaremos, reiremos y soñaremos sin pensar en el tiempo. Llévame contigo le pedí una y mil veces.
  Cerró los ojos y se marchó. Sus manos quedaron inertes, ya no me tocaron. Su piel, la que tantas veces acaricié, se tornó de un color pálido. Su voz, la que tantas veces me llamó, se apagó.
  En días como hoy en los que la lucidez se apodera de mi mente, vuelven las lágrimas, las promesas por cumplir y todos los recuerdos.
  Prefiero la locura a esta soledad infiel. Los gritos desgarradores a este silencio vacío. Las carreras y los saltos descontrolados a la quietud de mi cuerpo.
  No quiero la lucidez que me tortura, prefiero vivir en mi locura. Esa en la que aún soñamos, en la que me habla y de vez en cuando me dice te amo.
  Llévame contigo tantas veces repetí, pero cerró sus ojos y marchó.
Y aquí me encuentro, entre cuatro paredes blancas, vacías de sentimiento. Simplemente vacías, entre la lucidez y la locura.
   Llévame contigo le pedí… cerró sus ojos y yo me perdí.




Núria De La Torre 2013-11-29

IBSN 13 - 07 - 1978 - 10